Conceptualización, ilustración y animaciones

emocionantes hacen que un mensaje complejo sea claro

Tanto en medios impresos como en los medios online, la opción de ilustraciones e infografías es muy común, ya que dan vida a las estadísticas. Cada vez más negocios del sector verde intentan explicar ciertos procesos y vender servicios empleando ilustraciones y animaciones.

La ventaja de las animaciones es que, en contraste con un vídeo o una entrevista, todo es posible. ¿Quieres criar plantas en el Polo Norte?, ¿hacer que la cámara recorra la superficie de una fresa gigante como si fuera un cohete?, ¿mostrar los procesos de producción de semillas o una subasta de flores con todo detalle? La animación lo hace posible. Los conceptos ilustrativos o las animaciones se desarrollan en tres pasos:

aclarar los procesos
dentro de tu empresa
seleccionamos el enfoque
contigo
tu mensaje en
una ilustración o animación
sorprende gratamente
a tus clientes

1. Determinar el mensaje

No entramos directamente en la animación, primero tenemos que decidir exactamente qué queremos decir y quién es la audiencia. ¿Serán particulares o profesionales?, ¿dónde busca nuestro grupo objetivo la información?, ¿qué queremos conseguir con nuestro mensaje?, ¿queremos ser informativos o buscamos ventas directas? Una vez tenemos todo localizado, avanzamos hacia el siguiente paso.

2. Línea narrativa y guión gráfico

Este paso es muy similar a todos los demás procesos creativos. Antes de empezar a trabajar, producimos una vista esquemática de todos los puntos que queremos tocar, discutimos el estilo y esbozamos las sugerencias. En esta fase traducimos el mensaje en un historia visual informativa, accesible y entretenida.

3. Desarrollo del producto final

Empieza la fase final: el trabajo de programación y dibujo. Nuestros diseñadores e ilustradores desarrollan la historia usando ilustraciones y/o animaciones concretas. Este proceso es el resultado de todo lo que se ha discutido previamente y como tal, nada en el producto final debería ser una sorpresa. Aún así, a menudo nuestros clientes se sorprenden con lo que ven en el trabajo final. Lo mismo para el público objetivo, porque desde eruditos a estudiantes, todos prefieren escuchar una historia entusiasta y clara que una presentación compleja y aburrida llena de información.

¿quieres compartirlo con el mundo?